Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Alrededor de Hornachuelos arrow arrow arrow
Alrededor de Hornachuelos Imprimir E-Mail

Provincia: Córdoba.

  Pasar de los dominios del bosque mediterráneo a los del bosque galería, más húmedo, permite contemplar una gran diversidad de hábitats poblados, en esta zona, por especies animales muy interesantes y no demasiado comunes en otros lugares

  Hornachuelos constituye el punto de partida y el de llegada del recorrido. Desde su casco urbano parte la CO 142, que lo comunica con la población de Las Navas de la Concepción, tras casi 40 km de recorrido por el interior del parque natural.

Desde Hornachuelos

  En el núcleo urbano de Hornachuelos se alza la iglesia gótico-mudéjar de Nuestra Señora de las Flores, que junto con un antiguo templo mozárabe y alguna casona dan cierta prestancia al lugar. En los alrededores, en lo más profundo del parque, se halla el polémico cementerio nuclear del Cabril.

  Saliendo del pueblo en la dirección indicada, el paisaje corresponde con el predominante en toda Sierra Morena. Las encinas (Quercus ilex), junto a los alcornoques (Quercus súber), relegan a otro de sus congéneres, el quejigo (Quercus faginea), a las zonas más umbrías y húmedas, aunque siempre dentro del mismo entorno. Las formas del paisaje que se puede contemplar son suaves, resultado del largo proceso erosivo que han sufrido los materiales que conforman el substrato geológico del parque.

  Tras recorrer aproximadamente un 1,5 km por dicha carretera surge, hacia la izquierda, un carril que conduce al centro de interpretación del parque natural y a una zona de acampada regentada por la Agencia de Medio Ambiente. En esta ocasión, sin embargo, el recorrido prosigue por el trazado de la carretera hasta las inmediaciones del km 12. Hasta aquí se han andado unos 3 km de trazado suave y cómodo, rodeado por una vegetación abierta en la que ahora se va a internar el itinerario.

  De ese punto kilométrico (km 12) parte hacia la derecha (hacia el este) una pista con buen firme por la que discurrirá la segunda parte del recorrido.

Hacia el Bembézar por los Ángeles

  El paisaje se mantiene dominado por el mismo tipo de vegetación: el bosque y el matorral mediterráneos. Las jaras (Cistus sp.) y los lentiscos (Pistacia lentiscus) acompañan a las especies arbóreas y configuran un entorno idóneo para la existencia de algunas de las más escasas especies zoológicas del conjunto ibérico. Con algo de suerte será posible contemplar el vuelo de la cigüeña negra (Ciconía nigra) o del buitre negro (Aegypius monachus). Y más difícil todavía será descubrir la emblemática silueta del lince ibérico (Lynx pardina), algunos de cuyos escasos ejemplares suelen merodear por la zona.

  La contemplación del espectáculo natural hace que el trayecto hasta el monasterio o ermita de Santa María de los Ángeles resulte corto. Desde el lugar en que se alza, las vistas sobre la porción inferior del embalse del Bembézarson espléndidas. Se trata del escenario en el que el duque de Rivas situó su obra Don Alvaro o La fuerza del sino.

  La zona que se contempla es muy poco frecuentada y eso permite que los integrantes de la comunidad faunística desarrollen su existencia con cierta tranquilidad.

A orillas del río

  Comienza ahora el tercer tramo, el más complicado del recorrido. El hecho de seguir la margen del río implica que el sendero irá en franco descenso, pero la ausencia de camino bien visible dificulta la andadura. La referencia durante todo este tramo será el agua, siempre a la izquierda, pues se desciende por la margen derecha del río. Se trata, en realidad, del embalse, aunque su encajonamiento hace que parezca más un río ancho.

  El cerro de Los Corrales (324 m), la mayor altura de estos contornos, se eleva al otro lado del río, justo frente a la zona por la que discurre el itinerario.

  Durante este último tramo es preciso caminar con cuidado y atención debido a lo difícil del terreno. Es, por ello, recomendable detenerse de vez en cuando y dedicar unos minutos a la observación del paisaje. El agua, el monte y el cielo ofrecen la posibilidad de contemplar algunas especies animales, como la nutria (Lutra lutra), el jabalí (Sus scrofa) o el águila imperial (Aquila heliaca), que viven en estos parajes.

  Al final, ya sin pérdida posible, aparece de nuevo la población de Hornachuelos, muy próxima a la última presa del embalse.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad