Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Cabo de Gata arrow arrow arrow
Cabo de Gata Imprimir E-Mail

Provincia: Almería

  La contemplación del Mediterráneo desde uno de los extremos peninsulares, así como la posibilidad de observar una flora y una fauna únicas, son el atractivo principal de este recorrido.

  La contemplación del Mediterráneo desde uno de los extremos peninsulares, así como la posibilidad de observar una flora y una fauna únicas, son el atractivo principal de este recorrido.

  Comienza el trayecto en el entorno de la población de El Cabo de Gata, en la playa de San Miguel, inicio -o final- del cinturón de dunas que se extiende hasta la ermita de Torre García. Este último enclave se sitúa en el extremo occidental del Parque Natural dEl Cabo de Gata-Níjar, por cuyo interior discurre el recorrido.

Las salinas de cabo de Gata

  Se parte desde la playa dominada por la población de El Cabo de Gata que penetra en la zona de las salinas, una de las áreas más protegidas del parque. El enclave, típico humedal del sureste peninsular, es uno de los principales atractivos naturales del recorrido. El hecho de estar localizado en una zona costera y de acusada aridez lo ha convertido en un lugar de cita obligada para las aves que, durante sus migraciones otoñales camino del continente africano, siguen la línea de la costa. No resulta difícil contemplar aquí, desde el observatorio construido al efecto y haciendo uso de los prismáticos, enormes cantidades de flamencos (Phoenicopterus ruber), acompañados por avócelas (Recurvirrostra avócela), cigüeñuelas (Himantopus himantopus) y otras zancudas y limícolas.

  Muy cerca se localiza la Almadraba de Montelevo, fuera ya de las salinas y rodeada por un paisaje en el que las dunas y su vegetación típica son los elementos predominantes entre el camino y, el mar. La playa arenosa recibe ahora el nombre de playa de la Almadraba y, a medida que el recorrido avanza hacia el saliente rocoso dEl Cabo de Gata, cambia su denonación por la de playa del Corratele.

Acantilados volcánicos

  De inmediato surge la primera dificultad del trayecto. Es el cerro de San Miguel, de sólo 372 m sobre el nivel del mar, pero con una acusada pendiente. Se trata de una de las numerosas cumbres que marcan el espinazo que la tierra introduce en el mar, y que termina en El Cabo de Gata propiamente dicho.

  Hasta él llega el recorrido tras descender de San Miguel. El paisaje resulta verdaderamente espectacular. Las arenosas playas de la vertiente sur se han convertido en poderosos acantilados que desafían el continuo embate de las olas. Justo enfrente se extiende la Reserva Marina del Arrecife de las Sirenas, enclave de especial interés para la práctica del submarinismo.

  El sendero se dirige después, siguiendo la línea de costa, hacia la torre vigía de Vela Blanca, bajo el cerro del mismo nombre. La agresividad del paisaje anterior se pierde en una llanura en la que predominan las chumberas. Es la zona de cala Carbón, punta del Mónsul y. al otro lado del cerro El Borronar, la playa de los Genoveses.

  A escasa distancia de esta última se abre la playa de San José, entre el cerro Cuevas, al sur, y la punta de los Frailes, al norte.

  En su parte central se sitúa el casco urbano de la villa de San José, típicamente marinera hasta fechas recientes, carácter que aún se percibe pese a que ha experimentado un enorme desarrollo turístico durante los últimos tiempos.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad