Entre Sevilla y Doñana Imprimir E-Mail

Provincia: Sevilla

Recorrer a caballo los Olivares que rodean Sevilla por el poniente y bajar cabalgando hasta las marismas inundadas de las inmediaciones de El Rocío son algunas de los atractivas posibilidades que ofrece esta zona, en la que las rutas ecuestres son numerosas y variadas tanto en su recorrido como en la duración.

Lomas del Aljaraque.

  Las llanuras sevillanas se ven truncadas, hacia el oeste, por las suaves lomas del Aljaraque, que se introducen en la vecina provincia de Huelva en las inmediaciones de Hinojos.

  La población de Gerena, al norte de Sevilla y muy próxima al río Guardiamar, marca el límite septentrional del Aljaraque. Desde ella, cruzando el curso del río se puede acceder a la localidad de Olivares. La zona está cubierta de olivos y viñas, cultivos típicamente mediterráneos y que, como ocurre en el caso de este segundo pueblo, dan nombre a los asentamientos humanos.

  El paisaje es suave, de horizontes amplios, y antiguamente era el escenario de las jornadas cinegéticas de los integrantes de la monarquía y la nobleza. Ahora las manchas boscosas son escasas y se encuentran muy esparcidas.

  Al sur de Olivares, en las cercanías de la cuesta de las Doblas, está Sanlúcar la Mayor, y un poco mas allá Benacazón. Desde esta población se penetra en la zona baja, hacia Aznalcázar, a orillas del Guardiamar. Al norte, y próximo también a la población de Pilas, se eleva el cerro Retamales, que aunque sólo cuenta con 120 m de altura es la principal atalaya del territorio.

Cercanías de Doñana

  Ya en terrenos próximo a la marisma se localiza Villamanrique de la Condesa, cuya dehesa boyal está regada por el arroyo de la Cigüeña. Hay que atravesar la zona conocida como Las Posturas para llegar a Hinojos, en la provincia de Huelva. En ella confluyen el arroyo de Pilas y el del Algarbe para dar origen al arroyo del Gato.

  El terreno, muy próximo al Parque Natural del Entorno de Doñana, es propicio para la observación de especies de aves de la marisma. Zancudas como la cigüeña blanca (Ciconia ciconia) o la garcilla bueyera (Bubulcus ibis) sobrevuelan la zona y -sobre todo la última- aprovechan las posibilidades alimenticias que les brinda la presencia de ganado.

  El regajo de la Parrilla y el arroyo de Zumajo descienden desde la zona de Las Hermosas y se juntan con el arroyo de Santa Marta, al sur de Almonte -->, en la zona de Los Tarajales, muy cerca de El Rocío. El pino piñonero (Pinus pinea) ya cubre parcialmente el terreno llano, en el que también empieza a aparecer el típico matorral mediterráneo. La mayor cobertura vegetal permite la presencia de especies faunísticas que encuentran aquí cobijo. Tal es el caso del meloncillo (Herpestes ichneumon) o incluso del lince ibérico (Lynx pardina) animales difíciles de observar incluso desde el caballo.

  La aldea de El Rocío -->, configurada en torno a la basílica que cobija a la Blanca Paloma, que congrega innumerables devotos durante la romería del mes de mayo, ostenta la nominación de «Aldea Internacional del Caballo». Éste era -y es- un medio de transporte habitual en la marisma, por lo que el núcleo, cuyas calles son de arena, posee cuadras en todas sus casas y amarraderos frente a ellas. Al contemplar el conjunto surge inevitablemente el recuerdo de uno de esos poblados del Oeste tantas veces retratados por el cine. Incluso se diría que sus constructores tuvieron buen cuidado en reproducir el modelo. En realidad, la influencia siguió el proceso inverso: los escenarios cinematográficos de cartón piedra se inspiraron precisamente en la peculiar disposición de El Rocío.

  Desde esta población se accede al Parque Nacional de Doñana, territorio protegido por cuyo interior se pueden realizar rutas guiadas por las antiguas veredas reales, caminos de herradura que aún guardan el recuerdo de la época en la que el espacio era uno de los cazaderos predilectos de la realeza. Precisamente el actual centro de visitantes de El Acebrón, situado en la zona de protección del arroyo de La Rocina, esta edificado sobre un antiguo pabellón de caza. Entre los materiales que en él se exponen abundan los relacionados con temas cinegéticos.


 
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad