Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Fuente de Piedra arrow arrow arrow
Fuente de Piedra Imprimir E-Mail

Provincia: Málaga

  Bordear Fuente de Piedra sin prisas permite captar toda la intensidad de la vida en los lugares que, como es de reunión de todos aquellos seres vivos en este caso, se erigen en oasis y punto de reunión de todos aquellos seres vivos con capacidad de desplazamiento.

  El cerro del Palo, junto a la población de Fuente de Piedra, es el lugar en el que se localiza el centro de interpretación de la laguna. En su interior se pueden contemplar audiovisuales referidos al ecosistema, asi como otro tipo de material didáctico y divulgativo que presta especial atención a los flamencos que en ella crían. Su situación, en una de las escasas elevaciones del terreno que circunda el perímetro acuático, permite una buena contemplación de la laguna desde su extremo norte.
Tras la visita al centro de interpretación el recorrido toma el trazado de la carretera que, desde Fuente de Piedra, conduce hasta Sierra de Yeguas.

En torno a la laguna

  En el km 6 de dicha carretera aparece un desvío, hacia la izquierda, que conduce al cortijo La Herriza, frente al que se abre una de las mejores panorámicas de la laguna.

  Por encima de la superficie del agua aparecen los islotes y los restos de diques y canales que permitían la explotación comercial de la sal contenida en las aguas lacustres, tarea que se venía realizando desde la antigüedad y que concluyó, por razones económicas, hacia 1950.

  Estos restos de construcciones interiores, además de poseer cierto valor de arqueología industrial, no hacen sino favorecer la presencia de algunas especies vegetales y animales que encuentran en ellos el lugar idóneo para establecerse. Tal es el caso de la sosa fina (Suaeda vera) o del chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus).

  Desde el cortijo de La Herriza parte, hacia el sur, el camino que bordea la laguna y que, a escasa distancia, cruza el cauce del arroyo Arenales.

  En esta zona se desarrollan buenas extensiones de juncales, con especies como el junco (Juncus subulatus) y la castañuela (Scirpus marítimus). Alberga también a la escasa población de anfibios de este contorno, ya que es una de las pocas zonas en las que el agua no presenta la elevada concentración salina que alcanza en el interior de la cuenca principal.

  El camino prosigue en dirección sur hasta el limile meridional de la laguna, zona frecuentada, durante el invierno, por las bandadas de grullas (Grus grus), con sus impresionantes vuelos en formación de punta de flecha.

  Desde las inmediaciones de Rábita, por la que discurre el arroyo de las Tinajas que canalizaba el desagüe de la laguna hacia el embalse del Guadalhorce, se pueden contemplar las zonas de cría de los flamencos (Phoenicopterus ruber), conocidos en la zona por el nombre de cagarzos. También se asientan aquí algunas de las 17 especies de aves acuáticas reproductoras que, no obstante, suponen una mínima parte de todas las que, de un modo u otro, aprovechan la laguna y sus aldeaños, y que ascienden a la nada despreciable cifra de 150).

  Desde el extremo sur el camino se dirige hacia el cortijo de la Plata, punto desde el que se obtiene una buena panorámica del dique que protegía la zona de las salinas, convertido ahora en asiento de los nidos de la nutrida colonia de cría de flamenco, una de las dos únicas comunidades reproductoras de esta especie en el continente europeo.

  Pasado el cortijo, hacia Fuente de Piedra, se cruza el cauce del arroyo del Charcón, uno de los principales aportes acuáticos de la laguna, si bien durante bastante tiempo supuso uno de los principales peligros al estar sus aguas enormemente contaminadas por los vertidos de alpechines derivados de las almazaras cercanas.

  Ya se encuentra próximo el cerro del Palo, con el mencionado centro de interpretación, punto inicial y final del recorrido.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad