Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Por la Cañada Real de Sevilla arrow arrow arrow
Por la Cañada Real de Sevilla Imprimir E-Mail

Provincia: Sevilla 

  Un recorrido urbano inicial por el interior de la capital da pie para proseguir el trazado de la vía pecuaria que propicio el mantenimiento de la renombrada Feria de Sevilla: la Cañada Real Sevillana.

  Se inicia el recorrido en el recinto donde se celebra la Feria de Abril, en el Sevillano barrio de Los Remedios y junto a las instalaciones de la Feria de Muestras y del Club Náutico.

Por dentro de la ciudad.

  La avenida Ramón de Carranza, que continúa por la del Presidente Carrero Blanco, da acceso al puente del Generalísimo. Por él se cruza el canal de Alfonso XIII y se conecta con el paseo de las Delicias, frente al renombrado parque de María Luisa. De la misma esquina de los jardines parte la avenida de María Luisa, que conduce hasta la glorieta de San Diego, en la que se encuentra el teatro Lope de Vega. A la izquierda queda la antigua Fábrica de Tabacos, actual Universidad y a la derecha el prado de San Sebastián.

  En este espacio actualmente integrado en el entramado urbano, es en el que se celebró la primera Feria de Abril en 1847. Fue la reina Isabel II la que dio el correspondiente permiso y, en consecuencia, la responsable de la enorme fama adquirida por esta celebración que, en principio, no era más que una feria ganadera. Hasta el prado de San Sebastián conducía la cañada que sigue el itinerario y en busca de la cual se sale hacia el este. La avenida de Carlos V enlaza con la de Ramón y Cajal hacia el levante y conecta con la calle Héroes de Toledo que, al norte del polígono industrial Navisa, en el barrio de La Plata, desemboca en la carretera de Su Eminencia, en las inmediaciones del depósito municipal.

  Desde este punto se abandona el urbanismo Sevillano capitalino para circular por una campiña en la que aún resulta posible vislumbrar el ganado que, años atrás, utilizaba asiduamente la vía pecuaria por la que nos proponemos pedalear.

Alrededor de Sevilla.

  Por el camino que parte detrás de las casas el itinerario enfila el puente que comunica Palmete con Torreblanca de los Caños. Nada más pasarlo, hay que tomar el primer carril a la derecha y buscar el trazado de la antigua vía de tren industrial.

  Con la vía a la derecha, se pasa por La Ranilla, una estación depuradora de aguas residuales. Sus instalaciones son perfectamente visibles y, además de las choperas empleadas como filtros verdes, se pueden contemplar tres lagunas de experimentación.

  El río Guadaira, que bordea Sevilla por el sur antes de confluir con el Guadalquivir, corre paralelo al camino, a su derecha, durante un corto trecho.

  Unos 7 km después de pasar las lagunas de La Ranilla, el carril cruza por debajo la M 334, la autovía de Málaga, a través del túnel del trazado ferroviario. El entorno continúa manteniendo esa extraña mezcla de zona periurbana y agrícola, en la que parece que nada está claro y ninguna de las dos influencias consigue desdibujar completamente a la otra. Es un terreno en el que la comadreja encuentra suficientes refugios para establecer sus territorios y mantener a raya a las poblaciones de roedores que suelen abundar en estas zonas.

  La llegada de la primavera anima estos campos con el tunar de las cogujadas y las totovías. Ambas son especies de pajarillos de colores semejantes a los de la tierra en la que construyen sus nidos, por lo que reciben el descriptivo nombre de pájaros terreros. Sus figuras, enhiestas sobre las piedras o los terrones y con su diminuta cresta levantada -más patente en el caso de la cogujada-, son habituales en los caminos. También la perdiz aparece en los sembrados de la campiña y su presencia favorece la gestión de los cotos de caza y las sociedades cinegéticas.

  Poco después del túnel hay que desviarse a la izquierda para contactar, de nuevo con la cañada. Para ello se toma el trazado de la carretera hacia Mairena del Alcor durante unos 200 m. Después de pasar ante una fabrica de cables, nos desviamos por el camino que sale a la izquierda, al pie de la misma. Ese camino lleva, unos 4 km más adelante, frente a un edificio con torretas en el que hay instalado un bar.

  En ese punto, desde donde parten diversos carriles, se toma el que sale frente al bar, junto a un arroyo. Los primeros metros son malos, pero después mejora y se cruza con una carretera, asfaltada y flanqueada de palmeras que conduce a un cortijo.

  Un poco más adelante se llega a un eucalipto, junto al que se toma el carril de la derecha para atravesar una zona de agradables cortijos que conduce directamente a la población de Mairena del Alcor, punto final del recorrido.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad