Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Serranía de Ronda arrow arrow arrow
Serranía de Ronda Imprimir E-Mail

Provincia: Málaga

  El paisaje agreste de la serranía de Ronda, en el que la roca caliza y el agua dibujan un modelado kárstico dominado por los farallones, los tajos y el roquedo, esconde algunas de las joyas botánicas ibéricas.

Entre Ronda y Tolox

  La serranía de Ronda es, en realidad, un conjunto de sierras malagueñas en las que predomina el sustrato calizo y, en consecuencia, el relieve abrupto y descarnado,

  La parte más interna la ocupan los alrededores de la propia población de Ronda. Los montes que aquí aparecen están formados por materiales calizos triásicos y jurásicos a los que, en algunas zonas, recubren aportes terciarios. Todo el territorio constituye uno de los más destacados centros botánicos andaluces. Destacan, durante las frías fechas navideñas, las flores violetas de Iris planifolia, especie muy abundante en las cercanías de la ciudad.

  El río Guadalevín, nacido en el corazón de la serranía, hiende la roca a su paso por la población y forma el magnífico Tajo que tanta fama ha dado a Ronda.

  Al este se encuentra Yunquera, a los pies de la sierra del Pinar. Sus alrededores albergan una importante población de cabra montes (Capra hispánica) que tiene su habitat ideal en las escarpaduras de estos paisajes calizos.

  A 5 km al sur en línea recta, pero a 19 por carretera, se levanta la población de Tolox, bajo la sierra que lleva su nombre y en la confluencia del río de los Caballos y el de los Horcajos. En ella nace, por la unión de ambos, el río Riachuelo.

  Al poniente de Tolox se extiende el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, cuya máxima altura se alcanza en el pico Torrecilla, de 1.919 m. Los bosques de quejigos (Quercus faginea) y de pinsapos (Abies pinsapo) que se localizan dentro de los límites del parque se encuentran entre los más importantes de Andalucía.

Sobre Marbella, Fuengirola y Estepona

  La Sierra Blanca, al sur de Tolox y encima de Marbella, pertenece al mismo conjunto. Su nombre lo debe a la piedra caliza, que aquí aparece en algunos puntos en forma de mármol. El refugio de Juanar, cerca del puerto de Ojén, constituye un punto de partida ideal para las excursiones por la comarca.

  A uno y otro lado de la Sierra Blanca aparecen otras dos formaciones montañosas: las sierras de Mijas y Bermeja. La primera se extiende al levante, con su mayor altura en los 1.150 m del pico Mijas. Se trata de una sierra con sustrato geológico de mármol y dolomita, sobre el que crece una interesantísima comunidad vegetal. De entre las plantas que se pueden ver en ella destaca la Asperuia hirsuta, pequeña y de coloración rosácea, y la Iberis linifolia, que forma grandes almohadillas rosas.

  La población costera de Fuengirola, a los pies de la sierra, supone un importante enclave ecuestre en esta zona. En ella se celebra, cada año, la última de las ferias caballares de carácter internacional. Tiene lugar durante los festejos patronales en honor de la Virgen del Rosario, entre los días 6 y 12 de octubre, y el caballo se convierte, junto a la Virgen y los verdiales (cante típico de esta tierra), en destacado protagonista.

  Además de la feria de Fuengirola, y con anterioridad a ella, tienen lugar las de Sevilla en abril, Jerez y Córdoba en mayo, Granada en Junio y Málaga y Almería en agosto. Intercaladas entre ellas, aunque con menor proyección exterior, el calendario ecuestre ofrece otras muchas citas en las que las poblaciones andaluzas rinden homenaje al caballo.

  Al poniente, sobre la población de Estepona, se eleva la Sierra Bermeja, con el pico Reales (1.449 m) como punto más elevado. Al contrario que la mayor parte de las sierras circundantes, ésta no es calcárea. Su origen se debe a una intrusión de rocas volcánicas llamadas peridotitas, de alto contenido en óxidos de hierro. Esa característica es la que aporta el color rojizo al terreno y la que le ha valido el nombre. En ella fue descubierto el pinsapo en 1837. Aún perviven algunos bosquetes de esta especie sobre roca volcánica que confieren un gran valor al enclave.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad