Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Andalucía arrow Sierra Nevada y Las Alpujarras arrow arrow arrow
Sierra Nevada y Las Alpujarras Imprimir E-Mail

Provincia: Granada

El contraste entre las frías cumbres y los calidos valles, así como entre la humedad de los barrancos occidentales y la aridez de las tierras levantinas, domina un territorio difícil, provisto de enorme personalidad y que se extiende por toda la vertiente meridional de Sierra Nevada. Son Las Alpujarras.

Una isla de la naturaleza

  El enclave de Sierra Nevada, al sur de la Europa continental, convierte este macizo en una verdadera isla natural. Su altura, la mayor de la Península Ibérica y la segunda de Europa tras los Alpes, facilita la presencia habitual de nieve a escasos kilómetros de las cálidas costas granadina y almeriense, lo que favorece una numerosa concentración de hábitats diferentes en muy poco espacio.

  La Zubia y Monachil--> ocupan las faldas del macizo que vierten a Granada capital. Sobre ellas, a los pies del pico Veleta (3.470 m), se celebraron los campeonatos del mundo de esquí alpino de 1996. Los caminos de herradura y las pistas forestales permiten recorrer la práctica totalidad del territorio y disfrutar de los enclaves más protegidos por la propia orografía.

  El espinazo del macizo, cuya orientación este-oeste se ve truncada en el cerro Pelado (3.144 m) para pasar a ser noreste suroeste, es una zona enmarañada, de paisajes fríos dominados por la nieve, el hielo y la roca erosionada. De la influencia del clima gélido durante periodos anteriores queda constancia en el modelado del paisaje, con lagunas que aparecen como resultado de la acción erosiva de los hielos glaciares.

  Al sur, sin embargo, se extiende una amplia zona de fuertes pendientes dominadas, en el valle, por los ríos Guadalfeo, Adra y Andarax, que se llevan las aguas de Sierra Nevada hacia el oeste, el sur y el este respectivamente, y desembocan, finalmente, en el Mediterráneo. Frente a esa zona, y separándola del mar, se alza la sierra de la Contraviesa.

  Los paisajes forestales del oeste, que alcanzan sus exponentes más bellos en los barrancos de Poqueira y Lanjarón, tienen su contrapartida hacia el este, en territorio almeriense. El río Andarax, al que se une el Nacimiento en el extremo oriental del parque natural, conduce las aguas hacia las inmediaciones del afamado desierto de Tabernas, escenario de numerosas aventuras cinematográficas en las que el caballo ha sido siempre un elemento destacado.

  En esta zona oriental es la sierra de Gádor, con los 2.236 m del Morrón, la que separa las Alpujarras almerienses del mar, y el territorio se viste con el característico color ocre de la tierra reseca. Aún así, las orillas del Andarax, vivas gracias a sus aguas, ofrecen un bello espectáculo de parras y huertas que contrasta con los alrededores inmediatos.

  Las zonas altas por las que puede discurrir la ruta ecuestre permiten el asentamiento de una buena población de cabra montes (Capra hispánica), así como de rapaces, entre las que destacan el águila real (Aquila chrysaetos) y el halcón peregrino (Falco peregnnus). Es también en esas áreas elevadas donde se localizan los numerosos endemismos vegetales a los que el macizo debe su relevancia botánica. Tal es el caso de la violeta de Sierra Nevada (Viola crassiuscula) o la saxífraga (Saxífraga nevadensis), cuya observación bien merece perder los estribos por un rato.


 
Documento sin título
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad