Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Extremadura arrow El Cuarto Roble y el Junquillo arrow arrow arrow
El Cuarto Roble y el Junquillo Imprimir E-Mail

A 2 km hacia el SE de Cáceres, se encuentra el antiguo municipio de Aldea Moret, actualmente barriada del mismo nombre integrada dentro de la ciudad, alrededor del cual pueden contemplarse dos yacimientos arqueológicos romanos: "Cuarto Roble y "El Junquillo.

Cuarto Roble.

Yacimiento arqueológico romano situado a las afueras de la pequeña población de Aldea Moret, a dos kilómetros de la ciudad de Cáceres, Extremadura.

Situado en una pequeña colina de escasa altura sobre la llanura circundante ("Corchuelas", 454 metros sobre el nivel del mar), consiste en una turris o torre de vigilancia cuya misión fundamental era defender y vigilar el entorno de una villa romana situada al pie de la colina, sus moradores y campos de cultivo. Probablemente contaba con un pequeño destacamento de soldados: su misión principal no era defender sino, seguramente, disuadir.

Los restos visibles en la actualidad son de factura musulmana, aunque en su muralla oeste pueden verse varias hiladas de bloques romanos perfectamente escuadrados; todavía subsisten restos de la puerta. La orientación de la torre ha sido efectuada según los puntos cardinales: la entrada está situada al sur, los (supuestos) almacenes o despensas de víveres, al norte.

La torre, tal como puede estudiarse en la actualidad, constaba de dos plantas: de la superior no queda nada, aunque son muy visibles en los muros los huecos dejados por las vigas de madera que lo sujetaban. Gran parte del techo está derruido sobre los restos actuales, tanto en forma de escombros internos como fragmentos de tejas dipersos por una amplia zona alrededor de la torre: su altura estimada es de 10-12 metros como máximo, sin que se sepa cuál pudo ser su remate (almenada o techada con teja árabe).

Es visible un segundo recinto alrededor de la torre, especialmente fácil de identificar en su zona noroeste, norte, este y suroeste, aunque tan derruido que apenas destaca sobre el terreno apareciendo como un simple "talud" de medio metro de altura: las labores agrícolas efectuadas a lo largo del tiempo ha removido las piedras de la zona, agrupando muchas de ellas en montones para que no molesten en la siembra y la siega.

En el interior de la torre pueden apreciarse al menos tres dependencias: una sala principal, rectangular, que conecta con la puerta de salida y dos habitaciones pequeñas situadas a la izquierda de la misma, junto a la muralla oeste. Una abertura en el muro oeste parece ser el único resto visible de una ventana. A la izquierda de la entrada, prácticamente derruida hasta el nivel del suelo, puede verse restos de una muralla o construcción sin que sea posible adivinar qué era.

Alrededor de la misma pueden encontrarse restos de tejas romanas (tegulae) y vasijas (terra sigillata), aunque en estado muy fragmentado.

La villa, seguramente amplia y bastante rica, está situada (enterrada) en la ladera este de la torre, en una suave caída hacia el llamado "Cerro de los Romanos", colina de mediana altura (523 metros sobre el nivel del mar), bajo cuyas laderas pueden encontrarse abundantes fuentes de agua e incluso un pequeño arroyo estacional ("Arroyo de Santa Ana"). No se han efectuado excavaciones ni en la villa ni en la torre.

No lejos de este yacimiento, a menos de 2 km al NNW, pueden contemplarse una segunda torre conocida como yacimiento arqueológico "El Junquillo": situada junto a la vía del ferrocarril Cáceres-Lisboa (km 335,600), no lejos del "Centro de Interpretación de la Minería", no está claro el por qué de su ubicación dado que cerca no hay caminos o villas para proteger.

El Junquillo.

Yacimiento arqueológico romano situado a las afueras (800 metros) de la pequeña población de Aldea Moret, aproximadamente a dos kilómetros de la ciudad de Cáceres y a una docena de metros de la vía del ferrocarril Cáceres-Lisboa (kilómetro 335,600), sobre una minúscula cresta rocosa (456 m sobre el nivel del mar).

Situado en una pequeña colina de escasa altura sobre el terreno circundante, consiste en una turris o torre de vigilancia (un fortín según algunos investigadores) cuya misión se desconoce: por esa zona no pasaba camino o calzada alguna, ni tampoco se han encontrado restos de ninguna población o villa romana. Quizá pudiera tratarse de una torre de señales cuya misión sería avisar a la cercana turris de Cuarto Roble, aunque no hay pruebas de ello y sólo se puede especular.

Está ubicado aproximadamente a 2 km al NW del yacimiento arqueológico Cuarto Roble, torre de vigilancia que dominaba y protegía una villa romana no excavada.

En la actualidad el visitante sólo puede observar dos o tres hiladas de piedra, unida con argamasa de cal, que parece de factura bajoimperial. El conjunto en sí sólo destaca como una especie de "montaña" de tierra y cascotes, de apenas 50 cm de altura, sobre una cresta rocosa pelada; en derredor pueden observarse piedras y fragmentos de tejas de factura árabe. La orientación de la torre sigue los puntos cardinales; su estado actual impide determinar la ubicación de la entrada.

No se han realizado excavaciones en esta zona. Su proximidad al poblado de Aldea Moret ha degradado el yacimiento, ya que no es infrecuente llegar hasta sus restos dando un simple paseo o incluso acudir a los mismos para asar castañas el día de los difuntos.


 
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad