Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Destinos

Inicio arrow Comunidades arrow Navarra arrow Estella / Lizarra arrow arrow arrow
Estella / Lizarra Imprimir E-Mail

Estella (en euskera Lizarra) es una localidad y municipio de la zona media de Navarra (España), cabecera de la llamada comarca de "Tierra Estella" o Lizarrerria que se situa a mitad de camino entre las ciudades capitales de Pamplona y de Logroño, en La Rioja, en una zona de unión entre la Montaña y la Ribera de Navarra.

Su nombre oficial es Estella/Lizarra. Antiguamente el poblado recibía el nombre de Lizarra, hasta la creación de la ciudad en 1076. En la colección diplomática de Iratxe son frecuentes en documentos del siglo XI, las referencias a este poblado denominado, según los casos, Leizarrara, Lizarrara, Liçarrara, Lizarara, Liçarra y Lizarra. El topónimo, inequívocamente vasco, en algunas ocasiones se ha interpretado como ilizar, "ciudad antigua", y también como elizar, "iglesia antigua"; sin embargo parece tener mayor solvencia la etimología lizar, "fresno" en euskera, relacionada con la posible abundancia de este árbol en el paraje.

Situada a 421 metros de altitud, rodeada por montañas: Montejurra, Peñaguda, Cruz de los Castillos, Santa Bárbara y Belástegui y tan oculta entre ellas para quien se acerca que, según el dicho, "no se ve Estella hasta llegar a ella". Este cerco de montañas que la rodea suaviza su clima, abrigándola del viento.

Cruzada por el río Ega, afluente del Ebro. La ciudad se asienta en un gran meandro del río, que proporciona agua para las fincas y zonas ajardinadas, entre las que destaca el llamado paseo de "Los Llanos". Dispone de buenas comunicaciones por carretera con Pamplona, Logroño, Zaragoza, Vitoria y San Sebastián.

Monumentos

Monumentos religiosos

- Iglesia de San Pedro de la Rúa: Situada frente al Museo Gustavo de Maeztu se alza una escalinata que nos transporta hasta la portada de este monumento que ya en el siglo XIII era conocido como San Pedro el Mayor. Se le menciona como parroquia desde 1174, aunque es posible que existiera anteriormente. En 1256 alcanzó el título de iglesia mayor de la ciudad. La fachada data de mediados del siglo XIII, con grandes similitudes con las portadas de las cercanas iglesias de San Román de Cirauqui, y la de Santiago en Puente la Reina.En sus capiteles y arquivoltas encontramos una rica decoración de carácter vegetal, geométrico y figurativo. Sobre las jambas de la puerta una rica figuración de origen clásico y de tipo escatológico, con sirena, centauro, arpías y grifos. El interior presenta formas constructivas originadas en el último cuarto del siglo XII, de cuando se conserva la cabecera del templo. Las naves son del siglo XIII y el ventanal de tracería gótica, situado en el muro norte de la iglesia, en su primer cuerpo y dentro de la torre, del siglo XV. Las cubiertas de las naves son de los siglos XVI y XVII. Cobija diversas obras entre las que cabe destacar el retablo de la Virgen del Rosario (primera mitad del siglo XVII), en cuya hornacina central se encuentra una imagen de la Virgen de la O, datable en el siglo XIV. La capilla de San Andrés, patrono de la ciudad, está construida con formas barrocas a partir de 1706. El retablo, realizado a finales del siglo XVIII, es una fábrica de estilo rococó. Destaca el retablo del Crucificado, del siglo XVII, que contienen en su hornacina principal una talla del Cristo en la cruz de carácter románico, datable en el siglo XIII. En el Presbiterio se encuentra una imagen de la Virgen de Belén, talla de finales del siglo XIII, procedente de la cercana iglesia del Santo Sepulcro. Otros retablos son el de San Nicolás y el de la Santísima Trinidad, fábrica del siglo XVII. En el sotocoro, bajo el ventanal de la torre, se halla una bella sillería barroca y una pila bautismal de factura propia del siglo XII, único objeto litúrgico del edificio primitivo. Sobre las paredes cuelgan lienzos atribuibles al siglo XVII, de desigual calidad técnica. El claustro, de planta cuadrada y del que sólo se conservan las galerías occidental y septentrional, está fechado en torno al año 1170. Fue parcialmente demolido en 1572. Sus capiteles, de primer orden en cuanto a calidad escultórica, acogen manos de distintos artistas que nos muestran la importancia del Camino de Santiago en la difusión de nuevas formas estéticas. Se alternan elementos historiados de la vida de Santos (entre ellos, la historia de San Andrés) y de Cristo (Anunciación, Encarnación, Pasión y Resurrección), junto a formas simbólicas de animales (arpías, sirenas aladas, esfinges) y vegetales.

- Iglesia de San Miguel: Se tienen noticias de la existencia de una parroquia dedicada a San Miguel desde el año 1145. Ubicada en la cima de «La Mota», escarpe rocoso muy adecuado para la defensa de la ciudad. No obstante, los restos más antiguos que se conservan evidencian una construcción probable entre 1187 y 1196, fecha de la invasión de Navarra por los castellanos durante el reinado de Sancho VII. Las obras se prolongaron en el tiempo, con lo que se encuentran diferentes estilos en el mismo edificio. La cabecera tardorrománica consta de cinco ábsides escalonados. Las cinco capillas están cubiertas por bóvedas de horno. Las tres naves, compuests de tres tramos cada una, evidencian formas góticas, y se corresponden a una reforma realizada en la primera mitad del siglo XVI. Al interior se accede a través de dos puertas, situadas en los lados de la Epístola y del Evangelio. La meridional, del siglo XIII, es muy sencilla, con arquivoltas apoyadas en capiteles decorados con vegetales estilizados y algunas cabecitas. La septentrional reviste mayor interés tanto desde el punto de vista técnico como iconográfico. Contiene importantes tesoros artísticos, entre los que destaca el retablo de Santa Elena, donado por Martín Pérez de Eulate y Toda Sánchez de Yarza, vecinos de Estella, cuyos sepulcros se hallan en el interior del templo. Ya en el exterior se encuentra la pequeña capilla de San Jorge, a unos metros de la cabecera y unida a ella mediante un arco apuntado. Construcción de nave única trapezoidal, cubierta con bóveda de crucería simple con clave central decorada con una Anunciación.

- Iglesia del Santo Sepulcro: Situada en la antigua Rúa de los Peregrinos, actual calle de Curtidores, es una de las parroquias antiguas de la ciudad. Consta que ya en 1123 era sede de la cofradía del Santo Sepulcro. Su fábrica muestra huellas de un largo proceso constructivo, iniciado en el románico y no concluido hasta el siglo XVI. En 1881 dejó de ser parroquia. Del original (c. 1200) se conserva en alzado la nave del Evangelio con ábside semicircular. En el siglo XIV se edificacaron las cabeceras de la capilla central y de la del lado de la Epístola, poligonales las dos. Todavía se conservan parte de los muros de la capilla mayor, mientras que de la capilla meridional no quedan más que los cimientos.
Se accede al interior a través de una importante portada gótica de principios del siglo XIV. Consta de doce arquivoltas abocinadas que descansan en columnillas rematadas en capitel corrido decorado con motivos vegetales y zoomórficos. El tímpano de la portada se divide en tres niveles. En el inferior se representa "La Ultima Cena", en la superior "La crucifixión", mientras que el central presenta tres escenas: a la izquierda "Las tres Marías junto al sepulcro", en la central "El rescate de los inocentes" y a la derecha el "Noli me tangere". La portada está coronada por grupos de seis hornacinas a cada lado, que dan cobijo a un apostolado y, ante la puerta, las figuras de Santiago (en hábito de peregrino jacobeo) y de san Martín de Tours (vestido de obispo y en actitud de bendecir).

- Basílica de Nuestra Señora del Puy. La actual basílica sustituye a otra anterior, de estilo barroco, según una traza realizada en 1929. El proyecto fue modificado totalmente en 1949, finalizando la construcción en 1951. A partir de un elemento simbólico -la planta en forma de estrella, evocación de la aparición de la Virgen-, se trata de un edificio de formas góticas, donde la principal preocupación del arquitecto fue el efecto difusor de la luz. La iglesia acoge una imagen sedente de la Virgen del Puy, patrona de la ciudad, chapeada en plata y datable en el siglo XIV. Además, son piezas escultóricas dignas de mencionar dos imágenes de Cristo crucificado, realizados en el siglo XVII.

Monumentos civiles

- Castillo de Zalatambor. Una de las dos fortalezas (la otra era el castillo de Belmecher) con las que contaba la ciudad de Estella. HISTORIA Los primeros datos de la existencia del castillo datan de 1024, año en el que se menciona a un tenente llamado Xemeno Ogoaiz en el castillo de Lizarrara, ubicado en la peña menor. Desde el s. XIII esta fortaleza pasa a conocerse como castillo de Zalatambor, coincidiendo con las primeras fortificaciones realizadas en la peña mayor.

Su importante valor estratégico en la defensa del reino de Navarra frente a Castilla se demuestra ya en época temprana: En 1203, los reyes Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León atacaron Navarra, centrándo la campaña especialmente en Estella por encontrarse en ella Diego López de Vizcaya, aunque la solidez de sus defensas les obligó a levantar el asedio. En ésta crónica, Ximénez de Rada denomina a la ciudad “el más noble enclave de los navarros”. Los asedios se sucederán en los siglos siguientes con motivo de las numerosas guerras entre navarros y castellanos.

Además de las sucesivas ampliaciones y reformas de Zalatambor, la defensa de la ciudad se vio reforzada con la construcción de un nuevo castillo, Belmecher, en 1276, y una torre a modo de atalaya defensiva que, siguiendo la cresta montañosa, vigilaba el camino de Castilla. Las tres fortificaciones se encontraban unidas por una muralla formando el recinto castelar de Estella, totalmente independiente de la ciudad.

El castillo de Zalatambor fue residencia real durante los siglos XIII, XIV y XV, con numerosas dependencias preparadas a tal efecto. No obstante, desde mediados del s. XV el estado en que se encontraba el castillo, fruto de la crisis producida por la guerra civil entre agramonteses y beaumonteses, obligaba a los monarcas a alojarse durante su estancia en las casas más nobles de la ciudad.

En 1512, la coalición beaumontesa – castellana conquistó definitivamente el castillo, que pasó junto al resto del reino a manos castellanas. No obstante, continuó en uso hasta 1572, cuando el nuevo plan defensivo frente a Francia llevó a la construcción de la ciudadela de Pamplona y al abandono de los castillos medievales navarros.

Su destrucción parcial se realizó mediante la voladura de los principales elementos defensivos. Sin embargo, el estado que presenta actualmente el castillo es debido fundamentalmente a su utilización como cantera, documentada en numerosos pleitos desde su voladura.

En la actualidad el enclave de “Los Castillos de Estella” se encuentra en proceso de declaración BIC.

El castillo de Zalatambor es objeto de excavaciones arqueológicas desde el año 2000, en las que se ha obtenido ya una planta muy completa del mismo. Se trata de un castillo roquero que se adapta a la topografía existente, lo cual le presenta ciertas limitaciones en sus dimensiones y condiciona su morfología.

Se han podido observar tres fases en la construcción del mismo. En un primer momento, a caballo seguramente entre los siglos X y XI, se construye la fortificación de la peña menor. Ésta se componía de una torre alargada de reducidas dimensiones, rodeada en el lado más accesible por una muralla muy próxima a la misma.

En una segunda fase, ya a finales del s. XII, se construyó una nueva fortificación en la peña mayor, compuesta de dos recintos de muralla defendidos por aspilleras. El acceso se realizaba por una pequeña puerta sobre una roca, seguramente con un patín de madera. En la parte superior se instalaron las dependencias y una torre cuadrangular de la que apenas se conservan restos.

La tercera fase se corresponde con el refuerzo y desarrollo de este castillo, que abarcaría desde el s. XIII hasta su demolición en 1572. Los recintos de aspilleras se vieron reforzados por nuevos muros adosados a ellos, dando un enorme grosor a las defensas. Se construyó un tercer recinto, y la cara posterior de la peña, sin apenas espacio, fue aprovechada con dos nuevos cinturones defensivos. Más adelante, un cuarto recinto terminaría de cerrar la planta definitiva del castillo.

La configuración interna de los recintos varió completamente. En su punto más alto se colocó una torre semicircular que coronaba el conjunto. Bajo ella se realizó un edificio que albergaba un aljibe en su parte baja, y una capilla a San Salvador sobre el mismo, además de otras dependencias.

Pero el edificio más importante se encontraba en el tercer recinto. En él se encontraban las dependencias reservadas al alojamiento de los reyes, y tenía acceso directo a una bodega excavada en la roca.

Finalmente, en el exterior de este recinto, y parcialmente excavadas en la roca, se encontraban las caballerizas del castillo.

- El Palacio de los Reyes de Navarra

También conocido como «Palacio de los Duques de Granada de Ega», es el único edificio románico de carácter civil existente en Navarra.Se trata de un edificio románico construido en la segunda mitad del siglo XII, situado en la plaza de San Martín y haciendo esquina con la calle de San Nicolás, antigua entrada de peregrinos. El elemento más significativo es la fachada principal, situada frente a la escalinata de San Pedro de la Rúa. Consta de dos pisos construidos en sillería, que quedan divididos en altura por una cornisa moldurada sencilla. El cuerpo inferior constituye una galería de cuatro arcos enmarcados por columnas adosadas al muro, con decoración en sus capiteles de tipo vegetal y figurado. En la parte izquierda se encuentran figuras de formas estilizadas que narran un episodio de la Leyenda de Roldán, en concreto la escena de la lucha de Roldán contra el gigante Ferragut, intentando ejemplificar la lucha del bien contra el mal. Está firmado por Martinus de Logroño. En la parte derecha la decoración está formada por finas hojas de penca, de raigambre cisterciense.

El segundo piso presenta cuatro grandes ventanales, divididos cada uno de ellos en su espacio interno por cuatro arquillos ligeramente apuntados que se apoyan en finas columnas encapiteladas adornadas con decoración vegetal, animal y figurada. Sobre ellos, una cornisa con canecillos esculpidos. Aquí se alternan las formas originales con reconstrucciones recientes, dado que a lo largo del tiempo la estructura se fue modificando para adaptarse a las necesidades y diversas funciones que ha tenido como palacio y como cárcel del distrito judicial.

Está cerrado en sus laterales por dos semi-columnas, con un esquema decorativo en sus capiteles diferente. En la parte izquierda se muestra un capitel con decoración vegetal, mientras que en la parte derecha se puede contemplar un conjunto donde se han ideado escenas relacionadas con el pecado de la soberbia, el castigo de los infiernos y la lujuria.
El tercer piso, obra del siglo XVIII, está construido en ladrillo.
Desde el 14 de junio de 1991 aloja el museo del pintor Gustavo de Maeztu. Las salas del museo están distribuidas en los dos últimos pisos del edificio y albergan cuadros, dibujos, litografías y otras piezas de este pintor, uno de los más importantes de la llamada "Escuela Vasca".

- Palacio de Justicia. Situado frente a la plaza de San Martín, fue en su momento el Ayuntamiento de la ciudad y hoy sede del Juzgado. Se trata de un edificio barroco, de la primera mitad del siglo XVIII. Se distingue por una rica decoración a base de sinuosos boceles que enmarcan puerta y ventanas. El segundo piso está abierto por balcones, y sobre el mismo se levanta un ático compuesto por una galería de arcos de medio punto. Sobre el ático se encuentra un alero bellamente esculpido, adornado con figuras humanas de tradición clásica.

Cultura

En Estella podremos disfrutar de la Semana de Estudios Medievales, que se celebra en julio, y de la Semana de Música Antigua y la Semana Sefardí, que tienen lugar en el mes de septiembre.

La ciudad cuenta con la Casa de Cultura Fray Diego, en la Calle de la Rua, en la que se programan numerosas exposiciones, charlas y conferencias, además de actuaciones musicales y de teatro.Recientemente se ha inaugurado la Casa de Juventud "María de Vicuña" Gazteriaren Etxea, en la que se programan cursos, exposiciones y conciertos.

Además, el conservatorio situado en el edificio de la estación de autobuses, alberga también conciertos y representaciones en numerosas ocasiones.

También son numerosos los bares y cafeterías que cuelgan en sus paredes cuadros de artistas locales y de pueblos vecinos, haciendo las funciones de galerías pictóricas.

- Gastronomía

En Estella hay una buena tradición gastronómica, que se cimenta en los asados, especialmente de cochinillo. En los restaurantes y bares de la ciudad también conocen buenas recetas de caza; además de las de la trucha, producto que era tradicional en la mesa de los ribereños del Ega.

Pero sin duda el plato típico de la zona es el ajoarriero, done el bacalao se acompaña principalmente de pimiento verde, cebolla, ajo y tomate triturado, al que se añade al gusto langostinos u otros condimentos 'secretos' de cada cocinero.

En el entorno se hacen buenos quesos de oveja, así como algunos vinos de gran calidad.

La zona también es rica en huertas y cultivos, de los que destacan los pimientos, espárragos, verduras y legumbres, por lo que podríamos decir que su gastronomía es muy variada.

También es muy típica de la zona la recojida de setas y de trufas, así como las endrinas (también conocidos como 'arañones' o 'pacharanes') para elaborar el pacharán.

Fiestas

Estella celebra sus fiestas en honor a sus patronos, San Andrés y la Virgen del Puy, durante una semana, comenzando el viernes anterior al primer domingo de agosoto (p.e.: si el primer domingo de agosto es el día 2, las fiestas comenzarán el 31 de julio).

Dichas fiestas se caracterizan por el gran gentío que las visita, sobre todo el fin de semana, y en especial las noches del mismo.

La vestimenta típica coincide con la de los Sanfermines (vestimenta blanca con cinto y pañuelo al cuello rojos), con la añadidura de algún blusón identificativo de la peña o cuadrilla a la que se pertenezca.

Las dos peñas de fiestas existentes en la localidad son 'Peña la Bota' (blusón blanco con cuello y puños verdes) y 'Peña San Andrés' (blusón blanco con cuello y puños azules), las cuales organizan conjuntamente la mayoría de los actos populares de fiestas.

Algunos de los actos a destacar son la 'Bajadica del Che', la 'bombada', la procesión, los encierros (incluido uno simulado para los 'txikis'), las corridas de toros o el concurso de 'Ajoarriero' (a base de bacalao).

También se celebra la festividad del Día de la Virgen del Puy, el 25 de Mayo, siendo la noche precedente iseal para disfrutar de la diversión nocturna.

Otra festividad a celebrar es la del otro patrón de la localidad, San Andrés, a finales de noviembre, principios de diciembre, durante la cual se celebra una tradicional feria de ganado y el popular 'Día de la ternera', donde se reparte de forma gratuita la carne de una ternera con D.O. Navarra a la multitud congregada en la Plaza de San Martín, regada con un buen tinto. Durante la noche en la que la ternera ha permanecido haciéndose a las brasas, la Peña San Andrés, cuya sede se sitúa en la misma plaza, reparte a quien se quiera acercar, ricos pinchos y un caldo que bien entra por la madrugada de una noche fría de otoño.

También cabe destacar el gran ambiente que se vive en carnavales y en la noche de reyes, cuando también es muy típico cenar y vivir la noche en cuadrilla.


Oficina de turismo:
Calle San Nicolás, 1 - 31200 Estella o Lizarra (Navarra)
Tel. +34 948556301 Fax +34 948556301 (+información)


 
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad