Tudela, ciudad monumental Imprimir E-Mail

ImageTudela es un municipio situado en la Comunidad Foral de Navarra (España), a 94 km de Pamplona. Es la segunda ciudad en importancia de Navarra (España). Está situada al sur de la comunidad, a orillas del caudaloso río Ebro y donde desemboca el río Queiles una vez cruzada la ciudad.

Está a 94 km al sur de Pamplona, la capital de la Comunidad Foral de Navarra. Enclavada en el valle del Ebro, está situada a 264 metros de altitud.

Núcleo histórico

Casco Viejo: Sector de caserío tradicional desde la formación de la ciudad. Teóricamente va desde las laderas del cerro de Santa Bárbara hasta los ríos Ebro, Mediavilla (parte por la mitad el casco histórico) y Queiles (éstos dos últimos hoy cubiertos). La trama urbana es anárquica con frecuentes adarves (restos de la trama judía y árabe), que han ido desapareciendo conforme se iban rehabilitando las calles. Alberga la principal zona monumental y la principal zona de copas de la ciudad. En su conjunto residen casas nobiliarias, la mayoría de ellas restauradas.
En este barrio, en recientes excabaciones en la calle Herrerias, fue descubierto un antiguo cementerio musulman. Este cementerio fue cubierto por construcciones cristianas tras la expulsion de los musulmanes de la ciudad.

Historia

Tudela tiene orígenes inciertos. Posible prueba de su antigüedad, conserva en su suelo restos inequívocos que hablan de asentamientos humanos desde el paleolítico inferior.

La villa del Ramalete, restos de cerámica Romana en la colina que domina Tudela y dentro del casco antiguo, atestiguan un asentamiento efectivo romano, datado también por testimonios escritos contemporáneos, si bien no es conocida como núcleo de población estable hasta la época de la dominación musulmana. La Ribera de Navarra y concretamente Tudela, ciudad musulmana, con mezquita mayor, zoco y abigarrado caserío al abrigo de la alcazaba, están supeditadas a Al-Ándalus hasta 1.119, siendo frontera de dos fes: la musulmana y la cristiana.

Esta población musulmana, vivió en relativa calma con una colonia judía y otra mozárabe dentro de sus muros, conviviendo modélicamente, después de la conquista y durante 400 años, las tres culturas monoteístas, cada una bajo las jurisdicciones, usos y ritos que les son propios, y en barrios diferentes, llegando a ser su morería y judería las más prestigiosas y numerosas de Navarra.

En 1119 Tudela pasa a formar parte de la corona navarro-aragonesa, nombrándola Alfonso I el Batallador cabeza de merindad y concediéndole los fueros de Nájera, Sobrarbe y "Tortum per tortum", quedando finalmente, en 1134, en la de Navarra a la restauración del viejo reino pirenaico, como una "marca fronteriza".

Los siglos XI a XIII contemplan la explosión de los efectos de la "cultura andalusí" en Tudela, con figuras señeras tanto árabes como judías.

No podemos olvidar la figura del rey Sancho VII el Fuerte, el de las Navas, nacido y muerto en Tudela, y conquistador de las cadenas que orlan el escudo de Navarra. En 1390, fue elevada por el rey navarro Carlos III el Noble, a la categoría de ciudad.

El espíritu libre de sus habitantes, el celoso amor a sus fueros, libertades y franquicias, así como la profunda lealtad a sus reyes, han sido aspectos que han quedado patentes a lo largo de su historia. Cuando Fernando el Católico pone fin a la independencia del reino, Tudela se mantiene fiel a los reyes depuestos, siendo, en 1512, el último pueblo navarro que se somete, jurando "El Católico" los fueros de la ciudad. Esto le valió el título de "Muy Noble y Muy Leal", que desde entonces orgullosamente ostenta.

La francesada en Tudela, como en el resto de nuestra patria supuso escenarios bélicos, corrientes nuevas, "filias y fobias". En fin, y una vez más, nuestra ciudad vuelve a ser "encrucijada" el 23-11-1808, entrando en la historia militar, por "La Batalla de Tudela", ganada por las tropas francesas y colocada por tal victoria, en el arco del triunfo de París

Entra Tudela en el siglo XX introduciendo mejoras en su sistema ciudadano. Pasada la guerra civil y en los 50, comienza un cambio definitivo en la ciudad. El despegue económico y la demanda de elementos productivos propicia una considerable inmigración de gentes de la ribera, del cercano Aragón y de Soria, actuando Tudela, una vez más, como centro de creación de empleo en la zona.

Monumentos

Monumentos religiosos

- Catedral de Santa María de Tudela de los siglos XII - XIII, pero con añadidos hasta casi la época actual. Actualmente está remodelada.
- Iglesia de la Magdalena del XII, románica.
- Iglesia de San Nicolás (portada del s. XII).
- Iglesia de San Jorge (S XVII)(barroco).
- Palacio Decanal (alberga el museo decanal).
- Iglesia y convento de los Capuchinos.
- Iglesia y convento de las Capuchinas.

Monumentos civiles

- Puente de piedra sobre el río Ebro, con 17 arcos.
- Palacio del Marqués de San Adrián, que destaca por sus frescos agrisallados -únicos en palacios civiles del XVI-, que es sede de la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Tudela [5].
- Palacio del Marqués de Huarte, sede del archivo y biblioteca municipales.
- Gran cantidad de casas señoriales, con escudos en sus fachadas, balcones labrados con esculturas como (la casa del almirante y de los Luna).
- Ruinas del antiguo castillo de Sancho VII el Fuerte en lo alto del Cerro de Sta Bárbara.
- Museo Muñoz Sola (arte impresionista).

Cultura

- Museo diocesano, situado en el palacio decanal.
- Museo de arte moderno Muñoz Sola.
- Archivos eclesiásticos de Tudela, donde se puede encontrar documentación religiosa desde el siglo XI hasta la actualidad.
- Centro Cultural Castel Ruiz, sede de la Escuela de Música, de Jotas y auditorio.
- Centro Cultural Miguel Sánchez Montés, sede de la Comparsa Perrinche y de los alabarderos de San Juan.
- Teatro Gaztambide.
- Cine Moncayo, donde se celebran los festivales de Ópera Prima y sesiones de cine infantil.[9]

Gastronomía

Gordillas (madejas de tripas).
Menestra (mezcla de verduras de temporada).
A destacar: Jornadas de la verdura.

La Mejana

Tierra de cultivo muy popular, donde se mezclan los campos de verdura con los campos de ocio, son famosas las verduras que este campo produce: alcachofas, espárragos, cogollos de lechuga, etc

Situada a orillas del río Ebro donde la tierra es un antiguo soto roturado ( aun queda )y posteriormente labrado.Se accede por una puerta mil veces dibujada y pintada, que en la parte superior se encuentra una hornacina con la imagen de la patrona de Tudela: Santa Ana.

Abundan las jotas navarras donde se pronuncia su nombre. Es un lugar muy querido por los tudelanos y tudelanas.

Fiestas

- Fiestas de Santa Ana (de interés turístico): Día del cohete anunciador de las fiestas, plaza nueva o de los fuerosDel 24 al 30 de Julio. Fiesta Patronal el 26. Con denso programa festivo popular, destacan la Feria Taurina, los encierros, "la Gigantada", concentración de gigantes el día de Santa Ana, y "la Revoltosa", baile-carrusel cincuentenario, que pone a prueba todas las noches el temple y vigor de los participantes, en un recio rito folclórico. La plaza de los fueros parece enloquecer.

- Volatín (de interés turístico nacional): Las tradicionales Ceremonias del Ángel y del Volantín, han discurrido siempre juntas en la fiesta y en la costumbre tudelana desde su inicio, que se considera probable en el S-XIII ó XIV. El día de Sábado Santo, a las 10 de la mañana, un muñeco o pelele de madera, con sus miembros articulados, vestido ridículamente y con un puro-petardo en la boca recibe asustado al encargado que pone fuego al dicho petardo. El torno al que está sujeto el muñeco comienza a moverse de izquierda a derecha y viceversa dando lugar a que el Volatín o Judas a quien representa, vaya dando vueltas y más vueltas cayendo al suelo pedazos de traje. Así ha llegado hasta nosotros esta sencilla ceremonia que recuerda la muerte desesperada de Judas, el Apóstol que entregó al Maestro a sus enemigos.

- Bajada del Ángel (de interés turístico nacional): Tan antigua como el Volatín es la bajada del Ángel, así llamada porque un niño, vestido de ángel, suspendido en una maroma, es llevado por medio de un torno, a través de la actual plaza de los Fueros, hasta llegar a donde, en hombros, tienen la imagen de la Virgen, cubierta su cabeza con un velo negro, en señal de la tristeza que le causaba la muerte de su Hijo Jesucristo. El niño le quita el velo en señal de alegría por la resurrección de Cristo. Hasta Abril del año 1851 se vino celebrando en esta Plaza Vieja, pero en este año acordó el municipio trasladar la función a la Plaza Nueva en la que desde entonces y sin variación se sigue celebrando, a las 9 de la mañana del Domingo de Pascua. Pocas veces se ha interrumpido esta popular función, en tiempo de guerra y por la llegada de los franceses. Esta fiesta, aunque pudo celebrarse en algunos lugares más sólo se conserva con características similares en Aranda de Duero (Burgos) y Peñafiel (Valladolid)

- Fiestas de San Juan (de interés turístico): Se celebran en el barrio de Lourdes en el fin de semana más próximo al día de San Juan desde 1977. Las fiestas comienzan en viernes, con el lanzamiento del cohete anunciador. Seguido de esto se va en pasacalles acompañados por los gigantes y los cabezudos de la Comparse Perrinche. De este modo se llega a la casa del Donante del Rosco de San Juan, que cada año lo hace una persona distinta. Se le hace un baile y todo termina por hoy. El sábado se levanta con los Auroros de San Juan, y por la mañana hay multitud de actividades. Por la tarde se hace el Paloteado de San Juan (una mezcla de baile y teatro), precedido por el desfile de la Guardia de Honor de los Alabarderos de San Juan Bautista y la procesión del Santo. Por la noche hay fuegos artificiales, verbena y la famosa hoguera de San Juan. En el domingo acaban las fiestas con un grandioso espectáculo de gigantes mañana y tarde y con la traca final.

- Carnaval de Tudela: Los "zipoteros" debieron ser personajes muy populares en distintas localidades de la Ribera de Navarra. Esta figura fue rescatada en el carnaval de Tudela en 1989, que tras tres décadas sin celebrar esta fiesta volvió a hacerse en 1983. Sin embargo, el desfile de los "zipoteros" por las calles de la capital ribera es una tradición muy remota, que ya recogió Yanguas y Miranda en sus escritos sobre la tradición del carnaval de Tudela y el personaje del zipotero. El "zipotero" viste pantalón blanco, faja roja, camisa de color, sobrecamisa azul, una máscara blanca, un pañuelo anudado en las cuatro esquinas para la cabeza y, como complemento, una vara con unos cascabeles y una botana. El "capirote" es un personaje de nueva creación que encabeza el cortejo. Lleva la cara cubierta, un alto gorro y una vara con dos cencerros.


Oficina de turismo:
Calle Juicio, 4 - 31500 Tudela (Navarra)
Tel. +34 948848058 Fax +34 948848058
(+información)

 


 
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad