Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Inicio arrow Directorio arrow Rutasarrow Portadaarrow La Vía de la Plata
La Vía de la Plata Imprimir E-Mail

La "Vía de la Plata" es el nombre de una antigua calzada romana de cerca de 500 kms. que unía Mérida con Astorga, trazada entre montañas, valles y llanuras. Debido a la gran riqueza minera, la zona adquiría gran significación como productora de metales preciosos Se trató de una gran ruta de comunicación que unía la cornisa Cantábrica con el sur de Hispania. Por ella transitaron mercaderías, tropas, comerciantes y viajeros, facilitando la difusión de la cultura romana y el control territorial por parte del Imperio Romano.

Posteriormente esta ruta fue de uso habitual tanto para los árabes como para los cristianos durante la Edad Media, para continuar después desempeñando un importante papel en la red de comunicaciones de la Península Ibérica. Al menos desde el siglo XI fue también un camino de peregrinación, la ruta por la que los cristianos mozárabes de Al-Ándalus peregrinaron a Compostela en la Edad Media. Y así nació el "Camino Mozárabe a Santiago".

Durante el medievo adquiría importancia con las calzadas, que la Mesta utilizaba para trasladar sus rebaños trashumantes. Por ello, la ruta Vía de la Plata es un excepcional legado histórico-artístico por el arte y la civilización que a su paso se crearon, levantando ciudades, circos, templos, acueductos, puentes, arcos y fortalezas, además de favorecer el desarrollo de una rica arquitectura tradicional, folklore, artesanía, etc.

La importancia del camino, unida a la geografía de los lugares por los que transitaba determinaron, en cierta medida, el sistema constructivo elegido en cada caso. Para su construcción se excavaba el terreno hasta alcanzar un nivel firme que servía de drenaje y asiento de las capas superiores constituidas por tierra y piedras que servían para obtener una estructura sólida. Finalmente se disponía un empedrado de grandes losas que pavimentaban el camino confiriéndoles su aspecto característico, cuyos vestigios en muchas ocasiones han perdurado hasta nuestros días.

En las laderas de las zonas montañosas se levantaron muros laterales de contención o calzos ( de lo que deriva el nombre de calzada) mientras que en el paso de los arroyos o ríos se construyeron desde pequeñas alcantarillas hasta grandes puentes, algunos de los cuales constituyeron verdaderos alardes de ingeniería para cuya construcción se utilizaron complejos sistemas cimbra. El dominio de las técnicas constructivas en época romana se pone de manifiesto en la construcción de grandes puentes que dos mil años más tarde son grandes monumentos, a la vez que siguen cumpliendo su función original.

En época romana los desplazamientos de largo recorrido se realizaban en caballerías y en diversos tipos de carruaje. En general se trataba de vehículos rudimentarios que hacían que los viajes fueran lentos y que fuera preciso realizar numerosas cambios de posta. Por ello a lo largo de los caminos estaban distribuidos lugares de descanso de diversos tipos: los más sencillos eran las llamadas mutationes o pequeñas instalaciones destinadas únicamente al descanso y avituallamiento y cambio de caballerías.

Para conocer la distancia recorrida y el camino restante hasta el lugar de descanso siguiente los viajeros que transitaban por las calzadas disponían de los llamados miliarios; estos consistían en hitos de piedra de forma cilíndrica y de grandes dimensiones en los que además de la información propia de señalizaciones viarias se recogían otros aspectos relacionados con la calzada como la época de construcción y el nombre del emperador reinante o las reparaciones realizadas en el camino.

El sistema de comunicaciones en el mundo romano alcanzó considerable importancia y llegó a afectar a otros aspectos como el de la religión, que disponía de deidades menores para proteger a los viajeros y a los caminos. En ocasiones se colocaban junto a la vía pequeños altares dedicados a estos dioses conocidos como lares viales.

El caso es que el inicio de las peregrinaciones a la supuesta tumba del apóstol Santiago desde la parte de la Península que iba siendo reconquistada a los árabes, permitió un nuevo aprovechamiento de esta antigua ruta, que lo había sido de trashumancia, comercial, militar y de penetración cultural:, que compatibilizaba este nuevo uso con el avance militar de los reinos cristianos del norte a lo largo de los siglos que duró la Reconquista.

La ruta comienza en Sevilla, la antigua Hispalis. Desde allí pasando por las ruinas de Itálica, antigua ciudad de la Bética Romana, la ruta nos lleva, a través de Zafra y Almendralejo, a Mérida, la llamada Roma Hispánica. Sigue rumbo a Cáceres y Plasencia. Ya en tierras castellanas, la Vía se adentra por Béjar y Salamanca. Siempre hacia el norte, llegaremos a Zamora y, a través de campos de cereal y lagunas, a Benavente y, desde allí, a Astorga y León. Campomanes y Pola de Lena son los primeros hitos asturianos que nos llevarán hacia Oviedo y Gijón, punto final del largo recorrido.

Aprovechando la carretera así llamada, la moderna "Ruta de la Plata" es una extensión turística de la romana Vía de la Plata que en lugar de terminar en Astorga, se hace llegar a Gijón. Aunque esta extensión al norte de Asturias no es históricamente acorde con el recorrido original de la Vía de la Plata, tiene el gran aliciente de sumar en su recorrido lugares de incalculable valor histórico y monumental como, por ejemplo, la ciudad de Oviedo.

No hay que confundir la denominación con "Camino Mozárabe a Santiago", pues desde el inicio de las peregrinaciones a Santiago de Compostela, en el siglo IX, algunos mozárabes (cristianos residentes en territorios de dominio musulmán) eligieron la calzada romana de la Vía de la Plata para ascender al norte de la Península. La diferencia fundamental con la Vía de la Plata, es que desde Granja de Moreruela (Zamora) los peregrinos del Camino Mozárabe cambiaban de dirección, girando el oeste para acortar por la actual provincia de Orense en su objetivo de llegar a Santiago de Compostela de la manera más corta y rápida.


 

Rutas

Ruta Por las Rías Baixas

Nuestra Ruta por las Rías Baixas parte de Tui. La siguiente parada es en la localidad de A Guarda. A continuación visitaremos Vigo y llegaremos a la capital, Pontevedra, finalizando nuestra recorrido en la capital del turismo de las Rías Baixas, Sansenxo.

El Camino de Santiago

Santiago fue uno de los doce Apóstoles de Jesús. Se le conoce como el Apóstol que evangelizó la península, aunque fue martirizado en Palestina. La tradición dice fue trasladado y enterrado en Compostela, donde se descubre su tumba en el siglo IX. A partir de entonces, este lugar se convierte en destino de peregrinación para millones de personas, principalmente venidas desde distintos puntos de Europa.


Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad