El encaje de Bolillos en el Campo de Calatrava

 

El encaje de bolillos. Un oficio a preservar.

La realización de encaje de bolillos en el Campo de Calatrava parece datar de la segunda mitad del Siglo XVI, cuando los Fugger (familia de banqueros alemanes) llegaron a la zona para dirigir la minas de mercurio y trajeron consigo la confección del encaje de bolillos.

La elaboración de encajes siempre fué obra de mujeres, con lo que conseguían aportar a la economía familiar unos ingresos complementarios.

En 1796 llega a Almagro el empresario catalán Juan Bautista Torres, que introduce la confección de blondas para mantillas, lo que dió fama a los encajes de bolillos de Almagro.

Aún hoy día permanece la tradición de los encajes aunque en serio peligro de desaparecer.