Las Columbretes, las islas de las serpientes.

Situadas a 27 millas náuticas (50 Kms) al sureste de Oropesa en la provincia de Castellón, son 4 pequeñas islas denominadas, la Ferrera, la Forrada, el Bergantín y la Isla Grande.

El archìpiélago se encuentra sobre un fondo de 80 metros de profundidad y sirve de refugio para gran cantidad de especies.

El nombre de las islas deriva del latín Columbraria, nombre con el que los primeros visitantes las denominaron debido a la gran abundancia de serpientes.

Hasta el Siglo XIX las islas sólo fueron utilizadas como refugio de pescadores y piratas, a mediados del mismo siglo se construyó el faro, dando lugar a un proceso de colonización que duraría un siglo.

La última generación de fareros abandonaron las islas en 1975, al realizarse la función del faro de modo automático, desde entonces quedaron deshabitadas hasta la instalación en 1987 de los servicios de vigilancia marina promovidos por la Generalitat Valenciana.

El parque natural de las Islas Columbretes tiene una extensión emergida de 19 ha y sumergida de 4.000 ha.