Ruralpoint.com - Tu punto de encuentro con el Turismo Rural

Inicio arrow Rutas arrow Extremadura arrow La Vega del Guadiana arrow arrow arrow
La Vega del Guadiana Imprimir E-Mail

En nuestra ruta por la Vega del Guadiana conoceremos ciudades extremeñas como Almendralejo, Don Benito, Puebla de Alcocer, Herrera del Duque y Mérida, declarada Patrimonio de la Humanidad

ALMENDRALEJO

ImageAlmendralejo es una ciudad de la Provincia de Badajoz, capital de la comarca de la Tierra de Barros y conocida internacionalmente como Ciudad de la Cordialidad y Ciudad del Vino. También es conocida como Ciudad del Romanticismo por ser el lugar de nacimiento de dos principales poetas de este movimiento literario, José de Espronceda y Carolina Coronado.

Su situación, en una de las tierras más fértiles de Extremadura y cruzada por la esplendorosa Ruta de la Plata, ha convertido a la ciudad en una urbe desarrollada, que ofrece una pujante industria de todo tipo, además de una economía basada en los cultivos tradicionales del vino y el aceite. Así, con sus 31.424 habitantes, Almendralejo es uno de los puntales económicos de la Comunidad Autónoma, y, a la vez, un ejemplo de vida rural tradicional.

Monumentos y edificios representativos

- Tejido urbano y esculturas. Muchos son los grupos escultóricos que embellecen la capital de la Tierra de Barros de entre los que destaca el dedicado a La Paz por el emeritense Juan de Ávalos. De gran simbolismo es también el llamado El Vendimiador, realizado por el artista local Diego Garrido y que representa fiel y emotivamente a un campesino cargando un serón de uva, tal y como lo hacen miles y miles de ellos durante los meses de agosto y septiembre. No faltan los que evocan a su hijo más significado, José Espronceda, el príncipe del Romanticismo español, que preside la acogedora plaza de su nombre junto con el dedicado a la otra hija predilecta de la localidad, Carolina Coronado, poetisa encuadrada en idéntica corriente literaria. Una plaza completamente remodelada en 2002 conservándose el encanto romántico de la anterior.

- Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Purificación. Esta Iglesia Parroquial es uno de los enclaves más visitados de la ciudad. Se comienza a levantar sobre otra anterior en 1494 y su construcción dura hasta el 1515, aunque debió sufrir varias reformas desde entonces hasta el año 1.539, que queda como es ahora. De estilo gótico, con una bella torre de estilo herreriano y detalles barrocos, platerescos e isabelinos.

- Conventos. Fueron numerosos los conventos que, buscando la protección de la orden de Santiago, se instalaron en Almendralejo. El Convento de religiosas clarisas de Ntra. Sra. del Amparo. Enfrente de éste se encuentra el Convento franciscano de San Antonio. Otro de los conventos de la localidad es el Claretiano del Corazón de María donado por la Condesa de la Oliva de Plasencia, Doña Catalina Chumacero.
- Parque y Ermita de Nuestra Señora de la Piedad. Capítulo propio requiere la Ermita de Ntra. Sra. de la Piedad, oconstruida en el siglo XVI y remodelada en 1725 y 1788. Se trata de un pequeño templo encalado al estilo de las casas de la zona. Su fachada porticada ha sido testigo de buena parte de la vidad de la localidad. La ermita se sitúa en el parque del mismo nombre. Un bello y cuidado parque en el que encontramos también la Residencia de Ancianos y el Hospital y que se extiende por delante de la ermita originando uno de los focos más interesantes y emotivos de la ciudad. De las restantes ermitas que existieron en la localidad (la de Coro, la de Santa Lucía, la de la Veracruz, la de los Mártires...) tan sólo perdura, además de ésta la Ermita de San Roque y la de Santiago. De reciente inauguración y atractiva arquitectura según los modelos tradicionales, es la de San Marcos que ha venido a sustituir a otra construida también en honor del Patrón de la Ciudad en 1511 y desaparecida a principios del siglo XIX.

Edificios Civiles:
El pasado señorial de Almendralejo legó numerosos palacios siendo el más representativo el Palacio del Marqués de Monsalud, obra del XVIII. El espléndido escudo esquinero es representativo de la ciudad. Su bello claustro y atractiva azulejería lo convierten en cita obligada para cualquier visitante. Hasta finales del XIX fue alojamiento de la familia Espronceda. Recientemente se ha convertido en sede del Ayuntamiento. También de bella factura es el de los Marqueses de la Encomienda, situado en la Calle Ricardo Romero y el de los marqueses de la Colonia, en la calle Reyes Católicos. No se pueden olvidar el de los Condes de Oliva, el de la familia Flores, etc. En cuanto a las construcciones civiles del XIX y comienzos del XX, las más representativas son el Matadero Municipal, la Cárcel, el Palacio de Justicia, la Casa Hospital de Caridad, las Escuelas Municipales y casas de los maestros, Cuartel de la Guardia Civil y otras debidas a los arquitectos Pedro Martínez, Tomás Aranguren, Ventura y Francisco Vaca, etc. De especial significación resulta la Estación de Viticultura y Enología, erigida en 1915 según proyecto de Nicolás García Salmones y Antonio Pons. Y también mención al Teatro Carolina Coronado, la sede de la Sociedad Cooperativa y de Socorros Mutuos, conocida como El Obrero Extremeño, el Círculo Mercantil y el Hotel España, la populosa Plaza de Abastos, etc.

MÉRIDA

Mérida se encuentra geográficamente casi en el centro de la región, atravesada por el Rio Guadiana y el Rio Albarregas y a 217 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su importante conjunto arqueológico y monumental fue declarado por la UNESCO, en 1993, Patrimonio de la Humanidad.

Económicamente, Mérida es una ciudad de servicios, con una pequeña importancia industrial y un casi extinguido sector primario.

No nos podemos perder en nuestra visita:

- Teatro Romano: Construcción promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa e inaugurada, posiblemente, entre los años 16 adC a 15 adC.

Es uno de los más espectaculares monumentos de la ciudad y desde 1933 alberga el desarrollo del Festival de Teatro Clásico con lo cual recupera su función original y trasciende el mero ornamento.

- Anfiteatro: Construcción más del gusto popular que el teatro, fue inaugurado en 8 adC. Este edificio estaba destinado a las luchas entre gladiadores, entre fieras o entre hombres y fieras.

- El Circo: Con sus más de 400 m de longitud y 100 m de anchura era el mayor de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones fuertes que a cultas obras teatrales. Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, al lado de las calzada que unía Emerita con Corduba (Córdoba) y Tolletum (Toledo). En la actualidad existe un centro de interpretación junto al monumento y éste es totalmente visitable.

- Puente Romano: Se puede considerar, de algún modo, como el origen de la ciudad y, en todo caso, el que marca su trazado siendo prolongación de una de las arterias principales de la colonia, el Decumanus Maximus.

- Acueducto de los Milagros: Formaba parte de la conducción que traía el agua a Mérida desde el embalse de Proserpina situado a 5 km de la ciudad. Data de inicios del I dC. La arquería se encuentra actualmente bastante bien conservada, sobre todo el tramo que salva el valle del río Albarregas.

- Acueducto de Rabo de Buey-San Lázaro: Traía el agua de arroyos y manantiales subterráneos situados al Norte de la ciudad, se conserva bastante bien la conducción subterránea pero de la arquería construida para salvar el valle del Albarregas solo quedan tres pilares y sus correspondientes arcos próximos al monumento del circo romano y a otro acueducto del siglo XVI, en el que se utilizó el material del acueducto romano para su construcción.

- Templo de Diana: Edificio perteneciente al foro municipal de la ciudad. Es uno de los pocos de carácter religioso que se conserva en un estado satisfactorio. A pesar de su nombre, erróneamente asignado en su descubrimiento, el edificio estaba dedicado el culto imperial. Su construcción data del finales del siglo I aC. o principios del I d.C, en la época augustea.

- Arco de Trajano: Arco de entrada, posiblemente, al foro provincial. Estaba situado en el Cardo Maximus, una de las vías principales de la ciudad y comunicaba éste foro con el municipal. En su época estaba recubierto por mármol.

- Catedral Santa María la Mayor: Situada en pleno centro histórico de la capital extremeña, la Plaza de España, la Catedral se levanta, según algunos investigadores, sobre la que fuera en época visigoda, iglesia arzobispal de Mérida.

- Basílica de Santa Eulalia: Tras la llamada “Paz de la Iglesia” en época de Constantino, en el siglo V, se construyó esta Iglesia cristiana, declarada Monumento Nacional, en la cual pudieron enterrarse los restos de la mártir Santa Eulalia, perseguida y martirizada en época de Diocleciano, y los restos de los arzobispos de la sede emeritense.

- Alcazaba árabe: Junto al puente romano del río Guadiana. Construida por Abderraman II en el año 835 d.C. como bastión para controlar la ciudad, que desde el año 805 se había rebelado continuamente contra el dominio emiral. Es una construcción compleja, que consta de un gran recinto cuadrado de 130 metros de lado capaz de albergar un buen número de tropas.

- Museo Nacional de Arte Romano: El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, obra del prestigioso arquitecto Rafael Moneo, fue inaugurado en septiembre de 1986, albergando una excelente colección de objetos de época romana provenientes del yacimiento arqueológico de la que fuera colonia Augusta Emerita, hoy Mérida.

[tab ==Don Benito==]DON BENITO

Enclavada en la comarca de Las Vegas Altas, forma junto a la vecina Villanueva de la Serena una nueva aglomeración urbana de relevancia en toda la región, dando lugar a un centro agrícola, industrial y de servicios con una gran influencia tanto a nivel comarcal como regional.

Qué podemos visitar: Plaza de España: Remodelada en 1.965, situada en pleno centro del casco urbano. Porticada en uno de sus laterales, el interior acoge el "Monumento al agua y la tierra", único en España, con esculturas de Pérez Comendador. En el lado Oriental de la Plaza, se levanta la Majestuosa Iglesia de Santiago Apóstol s.XVI-XVII y en el lado del poniente se encuentra el Palacio Municipal. Esta plaza tiene unos 6.300 metros cuadrados aproximadamente.

PUEBLA DE ALCOCER

La Puebla de Alcócer es una población, con la categoría de "Villa", situada al NE de la provincia de Badajoz, de la que dista 178 km, en una comarca conocida como la Siberia extremeña. El término municipal, amplio, tiene una superficie de 296,7 kilómetros cuadrados. Población (2006): 1.414 habitantes. Prefijo telefónico: 924.

Se localiza en el borde sur de la zona, sobre la falda septentrional de la Sierra de Lares (Sierra del Castillo), ocupando un paraje natural privilegiado: la altura del ayuntamiento es de 527 metros sobre el nivel del mar.

Entre sus monumentos data el imponente castillo, del siglo XIII, situado en una mole rocosa alargada que permitía vigilar y defender una extensa área. Constituye una de las atalayas más formidables de Extremadura, pues desde su cima se divisa un panorama de grandiosidad inigualable, cuyos amplísimos horizontes se extienden llanos en todas las direcciones. En él destaca, imponente, su torre circular con varios pisos a los que se puede subir; aunque muy deteriorado por el paso del tiempo, está en proceso de restauración.

Otros monumentos son el Convento Franciscano, magna obra del siglo XVI, en cuya enorme iglesia se conservan esgrafiados de cierto interés: deshabitado desde el siglo XIX, sus antiguas dependencias están siendo adaptadas en la actualidad como centro cultural. A las afueras de la población se erige otro gran complejo conventual: el de las Agustinas, también con gran iglesia y hermoso claustro e igualmente abandonado.

En Puebla de Alcocer se encuentra una cueva en la que, según la tradición, se encontró una imagen de la llamada "Virgen de la Cueva", que se apareció a tres niños hermanos cuyos nombres no nos han llegado. A los pies de la Ermita, derruida ya por el paso del tiempo, quedan los muros del lazareto en que los leprosos se cobijaban con la esperanza de su curación a cargo de la milagrosa imagen mariana.

En esta población nació en el s. XIX el famoso "gigante de Puebla de Alcocer" ( Agustín Luengo Capilla): aquejado de una enfermedad que hizo que su esqueleto creciera en exceso, llegó a medir hasta 2,35 metros. Se ganaba la vida yendo de pueblo en pueblo exhibiéndose en un circo. Sus restos óseos pueden contemplarse en el "Museo Etnográfico" de Madrid.

HERRERA DEL DUQUE

Herrera del Duque posee una fortaleza, de origen árabe y remodelada después por los cristianos, tiene planta octogonal, presentando aspecto macizo, ya que carece de torres. El acceso hasta ella se efectúa a través de senderos de montaña de gran belleza paisajística, y desde su atalaya se divisan igualmente parajes de extraordinaria grandiosidad. El centro de la población lo constituye una amplia plaza porticada de galerías cubiertas con bóvedas, en la que se sitúa una fuente ochavada de jaspe negro, erigida en 1.787. Esta fuente ha sido trasladada de su emplazamiento tradicional con ocasión de las obras de remodelación realizadas recientemente, y en cuyo trascurso fueron eliminados también los árboles que había en el lugar.

De Herrera depende la pequeña localidad de Peloche, situada a 8 kilómetros. A orillas del embalse de Puerto Peña esta situada en un bello paisaje a espaldas de unas sierras donde pueden encontrarse pinturas rupestres.

A unos pocos kilómetros de Herrera se halla la ermita de Nuestra Señora de Consolación, patrona de la localidad, con una Virgen del siglo XV.

+información


 
Documento sin título
  Aviso Legal / Política de Privacidad